Ciudad Real Club Bonsai

Castaño

Castaño (Castanea sativa)

castano

Árbol muy longevo de hasta 25-30 m, de tronco derecho, corto y grueso (hasta 2 m de diámetro) y de corteza lisa, cenicienta o pardusca hasta los 15-20 años, luego castaño-oscura y agrietada longitudinalmente con ramitas glabras. Hojas de 8-22 por 4,5-8 cm, agudas, de base redondeada ligeramente asimétrica, serradas, con dientes agudos. Tiene el inconveniente de presentar hojas excesivamente grandes para bonsái. Flores masculinas en amentos de hasta 20 cm, las femeninas con 7-9 estilos en el ápice del ovario. El fruto es una cúpula subglobosa cubierta de largas espinas ramificadas y algo pilosas que mide entre 5-11 cm de diámetro, de dehiscencia por 4 valvas y que contiene usualmente 2-3 aquenios que son las castañas.

El endocarpo, que es la “piel”/cáscara exterior integra, tiene color pardo oscuro (“castaño“) con bandas longitudinales algo más oscuras. Es brillante, prácticamente liso con imperceptibles surcos irregulares longitudinales. Su cara interna es abundantemente peluda/aterciopelada, con largos y sinuosos pelos blanquecinos. Dicho endocarpo rodea la semilla de color canela, irregular e íntimamente pegado a los cotiledones, penetrando en las fisuras e irregularidades de sus superficies. Dicha semilla es la parte comestible de la castaña.

– Nombre científico: Castanea sativa

– Nombre común: Castaño, Regoldo

– Familia: Fagaceae.

– Situación: A pleno sol, aunque conviene protegerlo de las fuertes sequías estivales y de las grandes heladas invernales, perjudicándole las tardías de primavera y las escarchas precoces del otoño. Esta especie requiere un clima suave y una humedad adecuada para su crecimiento y la producción de castañas. Conviene eliminar las hojas más grandes para que entre la luz y no se caigan las hojas interiores.

– Riego: No debe permitirse que el mantillo se seque del todo.

– Poda: Durante la época de desarrollo deben acortarse los brotes a la distancia de 2 hojas.

– Alambrado: La sujeción se debe realizar en primavera-verano, protegiendo la corteza de las ramas más gruesas y del tronco con rafia.

– Trasplante: Cada 2 ó 3 años, en otoño o a principios de primavera. Le gustan los terrenos silíceos; el substrato debe ser de pH ácido, pues no tolera los suelos calizos. Por ejemplo, mantillo ácido (60%), al que se adiciona turba (20%) y arena de grano grueso o material equivalente (20%) suele ser una buena mezcla. Venden tierra de castaño, tierra de brezo y turba rubia que son materiales ácidos para substratos. Cuando se trasplante debe reducirse la parte aérea, y se practicarán grandes recortes en el aparato radical.

– Abonado: Cada 20-30 días, desde principios de primavera a otoño, y con un intervalo de un mes de descanso durante la época más cálida.

– Plagas: Últimamente este árbol ha retrocedido enormemente, debido, en gran parte, a dos terribles plagas: la tinta y el chancro. Sin embargo, su enorme vitalidad y facultad de rebrotar de cepa, aseguran la supervivencia de muchos castañares.

– Usos: Principalmente en la alimentación, aunque también tiene aplicaciones medicinales. Sus sabrosos frutos, las castañas, se consumen crudas o asadas y son utilizadas por los confiteros. La castaña ha sido un recurso alimenticio de primerísimo orden en muchos lugares, antiguamente se consumían durante todo el año, pero la introducción de nuevos cultivos y el cambio de hábitos alimenticios amenazan su buena fama y protagonismo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: