Ciudad Real Club Bonsai

Boj

Boj (Buxus Sempervirens)

De hábito arbustivo, de 1 a 2 metros, aunque puede llegar a 4-5 m y alcanza excepcionalmente los 12 m de altura, con un tallo muy ramificado cubierto de una corteza lisa en los ejemplares jóvenes, surcada de resquebrajaduras en los adultos, de color pardogrisáceo. Las hojas son lanceoladas a ovadas o elípticas, opuestas, coriáceas, de color verde oscuro por el haz y más claro en el envés, de hasta 30 mm, con el borde algo curvado hacia abajo.

Las flores son monoicas, con masculinas y femeninas presentes en el mismo ejemplar; aparecen a comienzos de primavera, en pequeñas inflorescencias de varias flores masculinas y una femenina en las axilas foliares. Miden unos 2 mm, de color amarillo, poco vistosas, carentes de corola, sin fragancia pero ricas en néctar. El fruto es una cápsula marrón o gris, coriácea, de alrededor de 1 cm de largo, que contiene numerosas semillas.

Su crecimiento es lento y le gusta la humedad en el aire. El boj sempervirens tiene un crecimiento menos lento dentro de las demás variedades y es una vigorosa planta resistente a las heladas. Este árbol robusto puede llegar a ser muy longevo, puede llegar a vivir 600 años.

– Nombre científico: Buxus (nombre en latín del boj); sempervirens (del latín siempre verde, haciendo alusión a la persistencia de las hojas en las ramas).

– Nombre común: Arrayán, Boj, Boje, Bujo, boix.

– Familia: Buxáceas.

 

– Situación: Prefiere la media sombra, aunque tolera el sol si cuenta con humedad suficiente. Las hojas obtendrán un color algo más oscuro si reciben menos luz. Al boj le gusta el calor. En invierno la temperatura no debe bajar de los 12 ºC. Cuando se encuentra al aire libre es necesario colocarlo en un lugar algo abrigado y de mucha sombra, alejándolo de las heladas.

No le gustan las corrientes de aire, por ello debe resguardarse del viento. El sol de invierno resplandeciente y un cepellón congelado, pueden causar mucho daño al árbol. No tolera el exceso de agua, ni el estar encharcado.

– Riego: Regar con abundancia, dejar secar antes de volver a regar.

– Substrato: Para esta especie es necesario un sustrato bien drenado, suelto y rico en cal. Hay que evitar suelos demasiado secos, el buxus harlendii y el baleárica soportan suelos calcáreos. En la naturaleza, el boj sólo crece en suelos ricos en cal.

– Abonado: En primavera con abono rico en nitrógeno y en otoño con abonos orgánicos de liberación lenta. Puede utilizarse un mezcla con tierra de hoja y un poco de harina de huesos como abono básico.  En el periodo de reposo (invierno) no abonar.

– Poda: Cortar las ramitas jóvenes dejándoles solo 2 pares de hojas durante el período de crecimiento. Se deben pinzar los brotes nuevos a finales de la primavera y del verano, al igual que las hojas que empiezan a adquirir un color amarillento.

– Trasplante: Cada dos años de enero a febrero, recortando las raíces y quitando las dañadas o muertas, en octubre y noviembre también se puede trasplantar. Siempre está bien añadir cal al substrato, o esparcir cal alrededor del cepellón.

– Alambrado: El alambrado se puede realizar todo el año, pero no debe dejarse el alambre por mucho tiempo para evitar marcar la corteza.

– Propagación: Por esquejes maduros o ramas bien desarrolladas, con una mezcla de tierra de hoja y arena, bajo un invernadero de plástico o cristal y en un lugar fresco, fuera del sol directo, en primavera antes de desarrollo de las yemas.

– Plagas: Muy sensible a los pulgones negros y verdes, arañas rojas y thrips.

– Enfermedades: Propenso a ataques fúngicos de raíces, y roya.

Hongo Pseudometria rousseliana: Produce el llamado chancro del boj, caracterizado por pústulas de color rosado o rojo vivo en las hojas y ramas. Disminuye marcadamente el vigor de la planta y puede llegar a matarla. Se utilizan los preparados de cobre para combatirlo.

Hongo Mycosphaerella patouillardi: Provoca la caída de las hojas y se manifiesta en un moteado blanco persistente.

Hongo Phyllosticta buxina: Muestra síntomas similares a la cancrosis de los cítricos.

Hongo Phytophthora cinnamomi: Afecta las raíces de manera incurable.

– Otras Especies: Hay más de 80 clases y centenares de variedades de Buxus:

BUXUS HARLANDII. Originario de Taiwán este arbusto muy ramificado puede alcanzar los 10m de altura, tronco grueso de corteza rugosa gris, pero flexible un follaje persistente y muy pequeño.

BUXUS SINICIO. Originario de China esta especie tiene una madera muy dura de color beige y pequeñas hojas coriáceas, redondas y brillantes.

BUXUS BALEÁRICA. Área geográfica sur de España y Norte de África, arbusto de 2 a 3 m de altura, hojas opuestas coriáceas y brillantes.

– Uso humano: Es utilizado como planta de ornato en jardines, arbustos en formas de setos y molduras. La madera se utiliza para el grabado, la escultura y la taracea; ya que es muy dura y homogénea y tiene un color amarillo limón.

Las hojas y semillas son venenosas. El cocimiento de las hojas se emplea como laxante y depurativo. También en la insuficiencia biliar. Muy empleada antiguamente en el tratamiento de la sífilis y como sedante, hoy en día no se emplea para esto.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: