Ciudad Real Club Bonsai

Arce Japonés

Arce Japonés (Acer palmatum)

El Arce o Acer, es una de las majestuosas especies de árboles y arbustos caducifolios más utilizados como bonsái. Originaria de Japón y Corea (algunas fuentes aseveran que también es nativa de China). Habitan en las zonas templadas del hemisferio Norte, la mayoría en Asia, aunque pueden encontrarse especies en Europa y Norteamérica. En general las especies japonesas y orientales suelen ser árboles pequeños y con las hojas de formas más bellas y delicadas que las especies americanas y europeas.

Matizan sus hojas en otoño con esplendorosos colores que van desde la gama de amarillos suaves, pasando por los ocres, oros, naranjas, hasta llegar a los rojos, estos colores tan vivos se producen debido a la gran cantidad de azúcares que circulan por su savia cuando la clorofila se está retirando (otoño) o aún no ha aparecido (primavera).

Este color se mantiene hasta el verano, momento en el que sus hojas vuelven al verde para enrojecer otra vez con la llegada del otoño. Se espectacular coloración se refleja en su nombre de origen japonés, “momiji” . La misma palabra se utiliza en esta cultura para designar el color del otoño.

Se pueden encontrar entre 150 y 200 especies e innumerables variedades y cultivares de Arce en el mundo (hasta 1000). Este pequeño árbol caducifolio o arbusto que no sobrepasa los 8 a 10 m de altura (excepcionalmente 16 m), tiene la corteza lisa, parda o grisácea con estrías pálidas. Puede tener múltiples troncos cerrando el suelo. En su hábito de crecimiento, toma formas de pirámide (especialmente cuando jóven) o de domo, cuando maduro.

Sus hojas son pequeñas, opuestas, palmeadas, con 5-7-9 lóbulos profundos doblemente aserrados. Miden 5-10 cm de longitud y anchura, con pecíolo de 3-5 cm de longitud. Base subcordada. Limbo glabro y verde claro en ambas caras, de colores purpúreos rojizos tornándose rojo brillantes en otoño. Flores purpúreas en panículas erectas o extendidas apareciendo en el mes de junio. Fruto en doble sámara de 2 cm de longitud, con alas en ángulo obtuso.

En la naturaleza, Acer palmatum despliega considerable variación genética. Aún, con siembras del mismo árbol paterno puede mostra diferencias en aspectos como tamaño y forma de hoja, y color.

Como muchos arces, es bien adaptable pero crece mejor en suelo profundo, bien drenado, fértil. Crece bien como árbol secundario, tolerando sombra densa. Sin embargo, también provocan mucha sombra, haciendo en extremo dificultosa el avance de otras especies. Las siembras se pueden convertir en una molestia, y el árbol hacerse una especie invasora en bosques.

 

– Nombre científico: Acer Palmatum (hace referencia a la dureza de su madera y a la forma de sus hojas “acer” y palma de la mano “palmatum”).

– Nombre común: Arce Palmado, Arce Palmado Japonés, Arce Japonés de Montaña, Arce Enano, Otoño Japonés o Momiji.

– Familia: Sapindaceae.

– Estilos: Los estilos más frecuentes para el Arce son: Moyogui o recto informal, Yose-Ue o bosque a partir de un sólo ejemplar, multitronco y todos los estilos de árboles con piedras.

– Situación: No soporta bien el pleno sol y requiere la penumbra, al abrigo del viento seco. Puede situarse en el exterior todo el año, pero se le debe proporcionar protección del sol intenso del mediodía. Se puede colocar en un sitio de penumbra o una zona fresca de semi-sombra con mucha claridad.

Aunque soporta bien el frío, hay que vigilar las heladas fuertes, por debajo de -10ºC, pero hay que tener en cuenta que necesita sentir el paso del frío invernal y permitir que la primavera le provoque el despertar de las yemas en reposo. Si se protege del frío y la temperatura es demasiado suave o templada puede brotar antes de tiempo, y esto lo debilitará.

Una vez encontrado su sitio más adecuado, no conviene moverlo de lugar porque se resiente con los traslados, sobre todo si son frecuentes.

– Riego: Con mucha regularidad durante el verano, pues el arce palmado japonés es muy sensible a la sequedad del aire o del suelo.

– Substrato: Esta variedad soporta un suelo medianamente ácido (pH-7), existen otras variedades injertadas como A. Palmatum Atropurpureum, A. P. Atropurpureum Dissectum, A. P. Aissectum Viridis que requieren un suelo francamente ácido (pH de 5,5 a 5)

– Abonado: Hay que abonarlo en los períodos activos, es decir, durante la primavera y el otoño. Espolvorear un poco de abono orgánico molido sobre el cepellón en el mes de abril, o colocar unas croquetas sobre el sustrato. Usar abono mineral de mayo a agosto, una vez cada quince días.

– Poda: Podar en verano o invierno después del crecimiento de los tallos, recortando una o dos yemas. La época más adecuada para la poda de ramas es después de la caída de las hojas, durante el otoño o el invierno. Su rápido crecimiento no obligará a pinzarlo 2 ó 3 (o más) veces durante el verano, realizando el pinzado sobre los brotes nuevos, reduciéndolos a 2-3 hojas, y siempre que éstas hayan madurado, nunca antes, con el fin de equilibrar su vigor.

– Trasplante: Todos los años en marzo, los ejemplares jóvenes. Cada tres años, los viejos. Es aconsejable quitar toda la tierra vieja, sobre todo en el interior, debajo del tronco y dejarlo totalmente limpio tanto de tierra como de raíces desordenadas. Ponerle pasta selladora en los cortes muy grandes.

– Alambrado: Preferiblemente durante el invierno y el comienzo de la primavera, aprovechando la caída de las hojas, o la defoliación de las mismas. También se puede modelar mediante una planificación de podas en años sucesivos.

Es conveniente tener mucho cuidado al alambrar para no dañar la corteza de las ramas y el tronco, ya que ésta se daña muy fácilmente. Cuidando las ramas debido a su fragilidad y vigilando las marcas del alambre en la corteza debido a la rapidez con la que engordan y crecen. Generalmente el alambre deberá retirarse durante el otoño del mismo año en el que se alambró o en el momento que veamos la aparición de marcas en la corteza.

– Propagación: Esta especie crece a partir de semillas que requieren estratificarse para su germinación. A través de acodos. Este es muy importante para los arces no injertados, pues se reproducen muy bien mediante está técnica, que quizás sea la mejor. Un acodo mediante anillo podrá separarlo si la planta madre está fuerte en 3 o 4 meses. Las variedades como el Arce Dissectum deben propagarse a partir de esquejes o plantas injertadas, esta última con mayor éxito.

– Plagas y EnfermedadesEl arce es poco vulnerable a las enfermedades y plagas. A veces puede sufrir ataques de pulgones verdes y cochinilla escamosa, por lo regular al final de la primavera. Son difíciles de combatir.

– Otras Especies: Como ha sido cultivado durante mucho tiempo por los japoneses, existien actualmente numerosas formas y cultivares: A. P. Crispum, A. P. Dissectum, A. P. Elegans, A. P. Atropurpureum, A. P. Aureum, A. P. Reticulatum, A. P. Rubrum, A. P. Sanguineum. Una de las más apreciadas es el A. P. Deshojo, con una brotación de color rojo espectacular.

Entre los Palmatum mas usados en el bonsái se encuentran 3 subespecies:

 ACER PALMATUM subesp. PALMATUM: Hojas pequeñas, 4–7 cm de ancho, 5-7 lóbulos y márgenes doble serrados; alas de semillas de 10–15 mm. Flores pequeñas en primavera, de color rojo o crema, con frutos (samaras) pequeños al final del verano/comienzo del otoño. Su hábitat las más bajas altitudes a través del centro y sur de Japón (no Hokkaido).

– ACER PALMATUM subesp. AMOENUM (Carrière) H. Hara: Denominada en japonés “o momiji”, Hojas más grandes, 6–10 cm de ancho, 7-9 lóbulos y márgenes simple serrados; alas de semillas de 20–25 mm. Más altas altitudes de Japón y de Corea del Sur. Con frutos (samaras) más grandes que los de las subsp. palmatum. Su hábitat son las islas de Honshu, Shikoku y Kyushu en Japón y costa suroeste de China y Corea.

– ACER PALMATUM subesp. MATSUMURAE KOIDZ: Denominada en japonés “yama momiji”, que significa “arce de montaña” (yama = montaña, momiji = arce), sus hojas, flores y frutos son más largas que la subsp. palmatum. Las más grandes hojas, 9–12 cm de ancho, 7 (raramente 5 o 9) lóbulos y márgenes doble serrados; alas de semillas de 15–25 mm. Su hábitat son los bosques de montaña de Japón, a más de 1.300 metros de altitud.

 

Existen más de 250 variedades y cultivares de Acer Palmatum. Estas otras especies son muy apreciadas, aunque su cultivo es delicado y poseen hojas más grandes:

– ACER PALMATUM subesp. ATROPURPUREUM TANABATA: De follaje rojo oscuro desde la primavera, doblemente aserradas. Esta especie no resiste el exceso de sol.

– ACER PALMATUM subesp. ATROPURPUREUM DISSECTUM: Subvariedad del anterior, de follaje rojo finamente dibujado.

– ACER PALMATUM subesp. DISSECTUM VIRIDIS: Que tiene como el anterior, follaje muy recortado, aunque verde.

– ACER PALMATUM subesp. SHISHIGASHIRA: Este arce por naturaleza tiene entrenudos muy cortos, sus hojas son menos finas a la vista, es bastante difícil de alambrar por que no permite su torsión, lo mejor es modelar por medio de podas.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: