Ciudad Real Club Bonsai

Almendro

Almendro (Prunus Dulcis)

Árbol originario de las regiones montañosas de Asia Central. Su proximidad a las poblaciones silvestres con centros de civilización en las montañas de Asia Central hicieron posible su cultivo desde épocas remotas. La difusión a diferentes países asiáticos se vio favorecida por el hecho de que la semilla era al mismo tiempo la unidad de propagación y la parte comestible.

Puede alcanzar de 3 a 5 m de altura. De tallo liso, verde y a veces amarillo cuando es joven, pasa a ser agrietado, escamoso, cremoso y grisáceo cuando es adulto. De hoja caduca, simples, lanceoladas, largas, estrechas y puntiagudas, de 7,5 a 12,5 cm de longitud y color verde intenso, con bordes dentados o festoneados. La flor solitaria o en grupos de 2 o 4, es pentámera con cinco sépalos, cinco pétalos con colores variables entre blanco y rosado dependiendo de las especies de unos 3 a 5 cm de diámetro. Los frutos de unos 3 a 6 cm de longitud en drupa son duros, oblongos, elipsoidales, con carne seca y de color verde. Tarda de 5 a 6 meses en madurar desde que cuaja.

– Nombre Común: Almendro.

– Nombre científico: Prunus Dulcis.

– Familia: Rosáceas.

 

– Situación: Es un árbol de pleno sol, que se marchita a la sombra. En la naturaleza tienen raíces muy profundas, buscan la humedad de la tierra y soportan suelos pedregosos y muy secos. Proteger de las heladas fuertes.

– Trasplante: Se debe hacer con una cierta frecuencia, por lo menos cada 2 años. Pueden trasplantarse después de la floración, con la condición de no tocar en exceso las raíces, o bien al final del otoño, para que puedan reconstruir su sistema radicular durante el invierno. Prefiere suelos neutros o ligeramente calcáreos, no toleran el exceso de agua estancada.

– Poda: Se debe comenzar después de la floración y pueden hacerse despuntes conservando dos o tres yemas, en el transcurso del verano.

– Riego: No tienen necesidad de ser rociados, pero el riego debe ser regular, pues aunque soportan bien la sequía en el medio natural, acusan con rapidez la falta de humedad.

– Abono: Aplicar abono mineral de manera regular, cada 15 días, después de la floración.

– Plagas: Se debe tener cuidado con el pulgón y la cochinilla, que son sus principales parásitos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: