Ciudad Real Club Bonsai

Acacia

Acacia (Acacia Dealbata)

Árboles o arbustos de rápido crecimiento, que prosperan en ambientes cálidos y tienen hojas compuestas, normalmente con espinas muy puntiagudas. La mayoría de las acacias producen flores áureas que dan lugar a vainas leguminosas. No obstante, es muy difícil lograr que florezca una acacia cultivada como bonsái. Pertenece a la familia de las Fabaceae.

Entre los antiguos, la acacia era tenida como planta maravillosa, por sus propiedades curativas y la creían de suma eficacia para ahuyentar la mala suerte. En Egipto, era muy conocida y sus habitantes la empleaban en la construcción de embarcaciones, estatuas y muebles.Según los libros santos de los hebreos (la citan con el nombre de madera de setim), en la construcción del tabernáculo la única madera que se empleó fue la Acacia seyal.

 

– Estilos: Uno de los más utilizado con las acacias es el vertical, bien sea en su modalidad formal o informal.

– Situación: Árboles de climas cálidos que necesitan ambientes de intensa luz, por lo que deben permanecer en el exterior siempre que el tiempo lo permita. Deben mantenerse en el interior en los días fríos de invierno, aunque en general agradecen algo de frío en el invierno. Soportan más o menos bien temperaturas por debajo de los 18 ºC, excepto las variedades tropicales que prefieran temperaturas superiores a lo largo de todo el año. Es preferible protegerles cuando haya un viento excesivamente fuerte.

– Riego: Debe regarse moderadamente dejando que el substrato quede ligeramente seco. Es preferible permitir que el suelo llegue a secarse entre riegos. Algunos artistas recomiendan la vaporización diaria, aunque el tratamiento tendrá que ser diferente dependiendo de la variedad cultivada.

– Poda: Cuando se poden las raíces se debe realizar también un podado de la copa en proporción a la cantidad de raíces podadas. Eliminar regularmente las partes muertas del árbol y del suelo, para evitar enfermedades y los parásitos.

– Alambrado: Puede realizarse cada año desde la primavera hasta el otoño. Durante esta operación debe trabajarse con sumo cuidado, dado que las ramas de la acacias son muy delicadas y, simultáneamente, el árbol puede defenderse con sus punzantes espinas.

– Trasplante: Cada 2-4 años, dependiendo de la edad y vigor del árbol. Es preferible realizar el trasplante antes de la llegada del tiempo más cálido. Debe usarse una mezcla de tierra que permita un drenaje rápido y bajo en material orgánico. Crecen bien en cualquier tierra ácida o alcalina.

La maceta debe elegirse de forma que no contraste demasiado con el color verde claro/medio de las hojas de la Acacia. Son apropiadas aquellas macetas con un ligero brillo, siempre que no compita con el árbol.

– Abonado: Cada 15/20 días durante el período de crecimiento. Se puede usar cualquier fertilizante estándar para bonsáis, vigilando que sea de alto contenido en potasio para favorecer el florecimiento.

– Propagación: Las acacias pueden ser reproducidas fundamentalmente mediante semillas o esquejes:

Semillas: La corteza de las semillas de acacias es sumamente dura por lo que, antes de plantarlas, es recomendable rasgar ligeramente su parte inferior con un cuchillo e introducirlas en un baño de agua caliente (no hirviendo). Después de mantenerlas durante dos días en agua pueden ser plantadas con mayor probabilidad de éxito.

Esquejes: Deben obtenerse durante el verano, plantarse utilizando hormonas de enraizamiento y mantenerse posteriormente en un ambiente cálido. En todo caso parece más aconsejable realizar la propagación a través de semilla, ya que los esquejes pueden presentar más problemas.

– Plagas: La acacia puede ser atacada por pulgones, moscas, ácaros, así como otros insectos.

– Especies recomendadas para bonsái:

Acacia baileyana
Acacia cavenia
Acacia choryophilla
Acacia dealbata
Acacia farnesiana
Acacia karroo
Acacia pinetorium
Acacia smallii
Acacia spectabilis
Acacia tortuosa
Acacia verticillata
Acacia wrigtii

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: