Ciudad Real Club Bonsai

Abedul Blanco

Abedul Blanco (Betula alba var. pubescens)

Árbol caducifolio de entre 10-30 m de altura, cuyas hojas presentan un color blanquecino debido al indumento que portan, lo que dota de dicho color al árbol entero. Las hojas son ovadas, con ápice agudo, de 2 a 5 cm de longitud y de 1,5 a 4,5 de ancho, con un margen finamente aserrado. Sus flores, en forma de amentos, surgen en primavera, antes de que el árbol recupere las hojas. Los frutos son agregados péndulos, cilíndricos, de 1 a 4 cm de longitud y de 5 a 7 de diámetro; son dehiscentes con la madurez y dan lugar a semillas pequeñas, de 2 mm, doblemente aladas.

A diferencia de Betula pendula, posee retoños lisos, y es más liso y posee menos indumento que este. Además, la aserradura del margen de las hojas es más constante y leve. En la península ibérica es frecuente en la cordillera Cantábrica, sistema Ibérico, sistema Central. En estas sierras se mezcla frecuentemente con acebos y con cerbellanos (Sorbus aucuparia). Las poblaciones subárticas (en los países nórdicos llegan a formar grandes bosques) poseen un perfil más achaparrado que las ibéricas, más apto contra las ventiscas y para resistir el peso de la nieve.

– Nombre científico o latino: Betula alba var. pubescens/Betula pubescens.

– Nombre común: Abedul blanco, Abedul blanco del Ártico.

– Familia: Betulaceae.

– Estilos: Acepta los siguientes: Erguido formal e informal, inclinado, soplado por el viento, estilo libre, bosque.

– Situación: Requiere zonas soleadas, suelos ácidos y silíceos que posean suficiente humedad. Árbol de hoja caduca, simples, romboidales de 3 a 6 cm, variando ligeramente según la especie.

– Riego: Abundante. Hay que evitar que nunca se seque el mantillo.

– Poda: Las podas de formación se harán en invierno, aunque durante el periodo vegetativo será necesaria la contención de la copa, a base de acortar los nuevos brotes a la distancia de 2-4 hojas antes de su lignificación. Eliminar todos los brotes que aparecen en la base.

– Alambrado: Alambrar durante el periodo vegetativo. Proteger con rafia troncos y ramificaciones, ya que la corteza es muy delicada. Cuidado.

– Trasplante: Trasplante cada 2 ó 3 años, a comienzos de primavera. Usar un substrato compuesto por un 60% de mantillo, 20% de turba y 20% de arena de tamaño gruesa. Las primeras intervenciones de importancia en las raíces se realizarán simultáneamente a la reducción de la parte aérea.

– Abonado: Después de la aparición de las hojas y durante todo el periodo vegetativo, con una pausa de un mes en el periodo de máximo calor.

– Algunas aplicaciones: Muchas de las naciones indias de Norteamérica estimaban al abedul por su corteza, dado su peso ligero, su flexibilidad y la facilidad con la que podía ser pelada de los árboles, fue utilizada a menudo para la construcción de canoas.

Los esquimales se servían de ellos para confeccionar vestidos, construir piraguas y elaborar cuerdas, pues su corteza se mantiene muy bien por contar una sustancia conservadora, la betulina. Los antiguos pastores utilizaban su corteza para elaborar su calzado. En Escocia se han encontrado en enterramientos de varios siglos cortezas en perfecto estado.

Su madera se utiliza para hacer pasta de papel y tinta de imprenta. Se trabaja con facilidad y se utiliza para mangos de herramientas y otros objetos de pequeño tamaño. Su madera es excelente para el carbón. La corteza, dada su impermeabilidad, se utiliza para fabricar zuecos, canastas, cajas, etc.

Por destilación, la corteza suministra un aceite resinoso balsámico especial, que en el norte de Europa es muy apreciado para la preparación del cuero fino (llamado “cuero de Rusia”), al que comunica un olor aromático muy característico, además de protegerlo de la acción de los insectos.

En el noroeste de España es muy empleado en plantaciones lineales de carreteras; en zonas de nieblas frecuentes son particularmente útiles, pues sus troncos destacan muy bien en la oscuridad.

En Rusia, y especialmente en Siberia, el abedul se ha utilizado durante siglos para la construcción de objetos de la vida cotidiana (por ejemplo, canoas, cajas, zapatos), así como también para adornos de bisutería de gran belleza, mediante técnicas que se han ido perfeccionando durante los siglos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: