Ciudad Real Club Bonsai

Follaje-PinoEn el artículo anterior, además de haber definido el ciclo de vida de los pinos, el concepto de agujas, brotes, velas y yemas; describimos la primera de las técnicas para controlar adecuadamente el follaje de nuestros pinos: la Brotación Trasera. En esta ocasión describiremos otras tres técnicas importantes para desarrollar un follaje adecuado y en muchos casos, si se siguen bien y al pie de la letra, se puede conseguir un “verde” impresionante.

Reducción del Tamaño de las Agujas

La característica más desagradable los pinos negros Japoneses en el Bonsái es que las agujas tienden a ser demasiado grandes como para estar en proporción con el típico Bonsái. El vigor inusual de los pinos negros Japoneses se emplea para superar el problema de las agujas largas. Cuando el entrenamiento del Bonsái de pino negro Japonés ha avanzado hasta el punto en el que se requieren agujas cortas para completar el diseño, se emplea entonces un procedimiento que es único para el pino negro Japonés. Cuando las yemas comienzan a alargarse en la primavera, el Bonsái se alimenta y riega generosamente para promover el máximo crecimiento a medida que las yemas se expanden en velas y luego en brotes.

A medida que las velas se alargan, aquellas de una longitud inusual pueden pinzarse un poco para ecualizar la longitud de las velas en todo el Bonsái. A medida que los brotes se acercan a su madurez a mediados del verano, se eliminan entonces cortándolos por la base. Dado el gran vigor del pino negro Japonés, se formarán nuevas yemas pequeñas en la punta de la madera del año anterior donde habían sido cortados los nuevos brotes. En vez de permanecer en el estado de yema hasta la próxima primavera, estas nuevas yemas pequeñas se extenderán y formarán un penacho (brote pequeño) de agujas nuevas de inmediato. Las agujas nuevas de los penachos serán subsecuentemente más pequeñas que el primer conjunto que se produjo en la primavera y serán mucho más proporcionadas para el diseño del Bonsái.

Una vez que esta operación básica se entiende, existen otros matices más avanzados que pueden incluirse para afinar la distribución de la energía en el Bonsái, a través de la supresión de la dominancia apical natural de la planta. Debe notarse que un Bonsái real no siempre presentará yemas de igual fortaleza. Donde las yemas son muy débiles, la práctica de la eliminación de los brotes puede causar la pérdida de una rama débil. Las ramas débiles deben ser pasadas por alto de la eliminación de los brotes y permitirles que se fortalezcan para una posible inclusión al año siguiente.

Los pinos Scots, Ponderosa, Mugo, y la mayoría de los cultivares de los pinos blancos Japoneses entrenados para Bonsái responden favorablemente a las siguientes técnicas. Los pinos, a excepción de los pinos negros Japoneses, muy raramente son lo suficientemente vigorosos como para producir más de una cosecha de agujas y yemas cada año. Esta agradable limitante simplifica grandemente la reducción del tamaño de las agujas en todos los pinos, excepto por el pino negro Japonés.

Las técnicas de gestión de la energía, antes discutidas, están relacionadas con la reducción de la longitud de las agujas. La eliminación de yemas grandes por encima de las normales, especialmente en zonas demasiado vigorosas del Bonsái, favorece la brotación trasera y desvía la energía hacia las yemas y zonas más débiles del árbol. Aumentar el número de yemas ayuda a la reducción de las agujas porque al existir un mayor número de puntos de crecimiento deja menos energía disponible para cada punto en cuestión, dando como resultado la obtención de agujas más pequeñas.

La brotación trasera ayuda porque las agujas de las nuevas yemas adventicias siempre son más pequeñas que las normales. Finalmente, las agujas de las yemas pequeñas tienden a ser más pequeñas que las agujas resultantes de las yemas grandes. Un bonus de las yemas pequeñas es que son incapaces de producir largas velas, haciendo más fácil el control del crecimiento general del nuevo follaje.

Si las técnicas de la gestión de la energía se han aplicado apropiadamente, el surgimiento de las yemas nuevas y el tamaño de las agujas existentes deben ser uniformes a todo lo largo del Bonsái. Con este punto de partida, la reducción del tamaño de las agujas es muy simple. Primero, proveer el máximo posible de luz solar directa a la menor señal de movimiento de yemas en la primavera. A medida que el proceso de crecimiento procede, debe detenerse el fertilizante hasta que las nuevas agujas se hayan endurecido (el punto de primera aparición de las primeras yemas para el próximo año).

El agua debe restringirse tanto como sea posible sin amenazar la supervivencia de la planta durante este mismo período. La aplicación de estas tres condiciones durante este período crítico en el que las nuevas agujas están en formación, reducirá apreciablemente el tamaño de las agujas, incluso para las especies de agujas largas como el pino Ponderosa.

Suspender el fertilizante es razonablemente fácil, pero los períodos de lluvia pueden sabotear las mejores intenciones de reducir la disponibilidad de agua. Una lluvia ocasional tiene pocas consecuencias, pero una semana o más de lluvia continuada y pesadas nubes pueden hacer necesarias la toma de contramedidas de algún tipo, si estos fenómenos ocurren justo cuando las agujas nuevas están alcanzando la máxima longitud deseada.

Extensión del Follaje

Las agujas demasiado largas pueden traerse a proporción en unos dos años. Sin embargo, incluso un año de fallo en el pinzado de las velas de un Bonsái de este grupo de pinos, puede causar una gran ruptura en el diseño deseado. La reparación de una situación como esta puede tomar muchos años, si es que es posible. La cantidad de agujas nuevas producidas no está directamente relacionada con la longitud de las agujas, pero está absolutamente vinculada a la longitud de las velas.

El pinzado de velas es el principal medio de controlar la cantidad de follaje nuevo que se adiciona durante el período anual de producción de agujas. Cada una de las escamas que constituyen la yema (y posteriormente la vela) producirá un racimo de agujas, dos agujas para los pinos Scots, Ponderosa y Mugo; cinco agujas para el pino blanco Japonés, etc. Tan pronto como la vela se ha alargado lo suficiente como para que el alargamiento de las escamas sea individualmente distintivo, debemos comenzar a pinzar las velas a la longitud deseada. Esta determinación sobre donde pinzar está guiada por el conocimiento de que una vela no se alargará más después de ser pinzada y de que cada escama de la porción restante de la vela pinzada producirá un solo racimo de agujas. De hecho puede determinarse el número exacto de nuevos racimos de agujas que se producirán contando las escamas de la porción restante de la vela que ha sido pinzada.

Aunque la longitud final no está directamente relacionada con el pinzado de las velas, las agujas parecen crecer un poco más largas a partir de velas que no se pinzan hasta que han alcanzado un considerable nivel de desarrollo. El mejor resultado parece lograrse a través del pinzado de velas cuando las escamas se distinguen claramente, pero antes de que las nuevas agujas se extiendan más de un dieciseisavo de pulgada (0.16 mm).

Pinus-Sylvestris-Pinzado

Fig. 6. Pinus Sylvestris a) Pinzando las velas con los dedos, b) Después de pinzar las velas.

Una vez que las agujas se han endurecido, una fertilización y riego entusiastas fortalecerán al árbol, pero no tendrán ningún efecto en las agujas o los brotes. Ni las agujas, ni los brotes crecerán más después de que el “endurecimiento” haya ocurrido. Como se mencionó antes, cambiar a un fertilizante con un elevado contenido de fosfato a finales del verano promoverá el surgimiento de yemas adicionales para la próxima estación de crecimiento. Las yemas adicionales pueden emplearse para múltiples propósitos. Ayudan a crear nuevo follaje cercano al tronco, brindan una flexibilidad adicional en el mantenimiento del diseño y ayudan a mantener las agujas más pequeñas a través del incremento del número de terminales de crecimiento (que dividen aún más la energía total del árbol).

La eliminación de los brotes casi nunca se recomienda para la reducción del tamaño de las agujas, excepto en el caso del pino negro Japonés. Para todos los demás, la eliminación de los brotes es realmente una forma de poda, empleada para reducir ramas demasiado largas o favorecer la brotación trasera para el crecimiento del año siguiente. Debe tenerse cuidado de que los brotes no sean eliminados en su totalidad, a menos de que exista un grupo razonable de agujas saludables por detrás del punto donde se realiza el corte.

Salud del Follaje

Los sustratos artificiales proveen un gran drenaje para los pinos, pero suelen carecer de los oligoelementos críticos para una buena salud del follaje (y del árbol). Los pinos blancos Japoneses. Especialmente el “Zuisho”, parecen ser más sensibles a los oligoelementos que las especies de dos agujas. Un color pobre del follaje es un indicador clave de este problema. Un suplemento de oligoelementos con proporciones apropiadas de sus componentes puede propiciar mejoras casi milagrosas en el color de las agujas.

Existen preparados comerciales diseñados específicamente para este propósito. La práctica habitual consiste en confiar que los micronutrientes del fertilizante o de la mezcla del sustrato del Bonsái sean suficientes. Desafortunadamente, este es raramente el caso. Un Bonsái necesita los oligoelementos durante el pequeño intervalo de tiempo cada año en el que las agujas (hojas) están siendo creadas por el árbol.

Pinus-Parviflora-Agujas

Fig. 7. Pinus Parviflora a) Eliminando las viejas agujas amarillas, b) Después de eliminar las agujas viejas.

Después del primer mes de riego, los oligoelementos solubles agregados a las mezclas de sustratos han sido eliminados ampliamente y no están disponibles para el resto de los procesos vitales del Bonsái. Los oligoelementos de un fertilizante son de poco uso si se necesitan durante el período en que las yemas comienzan a brotar y las agujas se endurecen, un período en el que se suprime la fertilización para promover unas agujas más cortas. Por más de diez años hemos aplicado un preparado comercial a los Bonsáis justo antes de que brotaran las yemas de primavera. Como resultado de esto se ha obtenido un color superior de las agujas, así como en la salud del árbol.

Existen otros métodos para mantener saludable el follaje, pero el uso de suplementos de micronutrientes parece necesario con se emplean determinadas mezclas de suelo. Un beneficio añadido de estos suplementos son las propiedades de acidificación del sustrato con que cuentan algunos de ellos, lo que contrarresta el pH de la mayoría de las fuentes de suministro de agua.

Las enfermedades debido a hongos pueden causar un gran daño en los Bonsáis de pino. Los pinos de dos agujas parecen ser más susceptibles que aquellos de cinco agujas. Humedecer el follaje de los pinos debe evitarse todo el tiempo durante la temporada de riego diario. La aplicación de un fungicida, una o dos veces, después del endurecimiento de las agujas, constituye un procedimiento profiláctico recomendable. La temporada de latencia la pulverización con sulfuro de cal (líquido de Jin) también es recomendable. La infección por hongos de las agujas de los pinos es desfigurante al principio, pero puede progresar rápidamente hasta el punto de amenazar la vida del árbol.

Tomando las técnicas discutidas como un todo puede parecer difícil y complicado. Sin embargo, este no es realmente el caso. Tomadas por variedad, las técnicas son lógicas, secuenciales y cambian poco de año en año. Aplicadas apropiadamente, una gran parte del misterio de mantener el follaje de los Bonsáis de pino en buen estado desaparece. El entusiasta del Bonsái puede entonces dedicar sus recursos artísticos a la creación de los mejores diseños posibles con pinos… Los aristócratas del Bonsái.

Y con estas tres últimas técnicas concluimos esta larga, pero necesaria, entrada acerca de las técnicas que debemos emplear para desarrollar y controlar de manera eficiente el follaje en nuestros Bonsáis de pino. Si bien es cierto que aquí no se recogen todas las variedades o especies de pino, si podemos afirmar que estas técnicas se pueden extender de manera segura a la mayoría de ellas. Esperamos que hayáis disfrutado con estas dos entradas. Nos vemos en la próxima. ¡Un fuerte saludo!

Detalles:

Fotos y artículo de: Julian R. Adams (Autor, instructor y exponente de Bonsáis de Lynchburg, Virginia) en International Bonsai 2005/No. 2.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: